El futuro ya es presente para los mejores de la promoción 2009-2014

  • 01 de Oct, 2015

1. Ahora que ya es odontólogo, ¿está satisfecho con la formación que recibió durante el grado? ¿Modificaría algo su formación?

2. Si ha optado por seguir formándose, ¿qué tipo de curso o posgrado hace? ¿Qué criterios le llevaron a elegirlo dentro de la gran oferta existente?

3. En el caso de estar trabajando, ¿le ha resultado sencillo encontrar empleo? ¿Cubre sus expectativas económicas y clínicas?

4. ¿Está en sus planes trabajar fuera de su comunidad autónoma o incluso emigrar a otro país? ¿Dónde iría?

5. ¿Qué expectativas laborales tiene a corto-medio plazo?

Doctor Genís Burgueño Barris

Universitat de Barcelona.
1

En general, estoy satisfecho con la formación recibida en la Universitat de Barcelona, tanto en el ámbito teórico como en el práctico. La calidad y la cercanía de los profesores, así como la profesionalidad que se recibe en el Hospital Odontològic de la Universitat de Barcelona, han hecho que el grado sea una experiencia muy enriquecedora.
No obstante, siempre existe un margen de mejora. Concretamente, mi promoción fue la primera del grado y, como es comprensible ante las novedades, hacía falta un proceso de adaptación. Con el tiempo se ha mejorado sustancialmente.
En mi caso en particular, hubiese querido poder realizar formación en el extranjero para poder aprender desde otro punto de vista.


2

Desde el curso pasado estoy realizando el Máster de Cirugía Bucal e Implantología Bucofacial de la Universitat de Barcelona, dirigido por el profesor doctor Eduard Valmaseda.
Escogí este máster principalmente porque ofrecía formación en el ámbito que más me gustaba dentro de la Odontología y, además, conocía el funcionamiento del equipo, dado que es el que coordina las asignaturas de cirugía bucal e implantología durante el grado.
Su experiencia y profesionalidad, así como la exigencia de trabajo, entre otros muchos aspectos, me hicieron decantarme por confiar en este equipo. Además, la formación teórica y práctica que se ofrece, junto a que se motiva mucho a los alumnos para que realicen investigación, se ajustaba a mis deseos y, en mi opinión, a mi perfil.


3

Actualmente, reconozco la dificultad que existe para poder encontrar trabajo. Sin embargo, en mi caso he tenido la gran suerte de poder encontrar empleo justo después de terminar el grado. Las clínicas donde trabajo me han apoyado en todo momento y me siento muy valorado.
En cuanto a las expectativas económicas, aunque espero que este aspecto mejore en un futuro, considero que mi situación laboral cumple con ellas, sobre todo teniendo en cuenta mi situación de recién graduado.
Por otro lado, he notado el cambio que hay entre tratar pacientes en la Universidad y en el ámbito privado. No obstante, por ahora la experiencia ha sido positiva.


4

Actualmente, por mi situación laboral y familiar, no tengo planeado emigrar a otro lugar.


5

Espero que después de terminar mis estudios de máster pueda trabajar en clínicas privadas como especialista en cirugía bucal e implantología de forma exclusiva o semiexclusiva. Sé que en estos momentos es difícil, pero espero que, gracias a mi formación y experiencia, pueda obtener ofertas laborales que se ajusten a mi perfil.
Por otro lado, si tengo la oportunidad, me gustaría poder seguir relacionado con la Universidad. En un futuro me gustaría poder realizar tareas de formación y de investigación, ya que son dos ámbitos que siempre me han atraído y espero poder compaginarlos con mi vida laboral clínica.

Doctora Tamara Orpegui Sánchez

Universidad Cardenal Herrera CEU, Valencia.

1

Sí, estoy muy contenta con la formación recibida por parte de la Universidad Cardenal Herrera CEU. Con el paso de la licenciatura al grado hemos recibido muchas horas de contenidos prácticos, que al fin y al cabo es lo que te ayuda a afianzar los conceptos.


2

Sí, si lo he hecho. Durante este año he cursado el Máster en Odontología Hospitalaria y en Pacientes Especiales de la Universidad de Valencia. Decidí realizar este máster porque quería formarme para tratar a los pacientes con necesidades especiales y médicamente comprometidos, que desafortunadamente son los pacientes más discriminados. Considero que no hay pacientes raros o demasiado medicados, sino falta de formación por parte del odontólogo. Además, el equipo del doctor Javier Silvestre es maravilloso; son grandes profesionales de los que quería aprender.


3

El hecho de recibir el premio del mejor expediente de mi Universidad no garantiza que pueda encontrar trabajo más fácilmente que el resto de mis compañeros. Actualmente sí trabajo, tardé seis meses en encontrar mi primer empleo, ya que inicié el máster en septiembre de 2014 y no tenía una amplia disponibilidad de horario. En mi opinión hay trabajo, pero has de estar dispuesto a sacrificarte y trabajar duro. En cuanto a las expectativas económicas, sinceramente no me puedo quejar: trabajo como autónoma. Eso es algo que me asustaba en un principio; no obstante, tenía más ilusión por ganar experiencia laboral y clínica que por aumentar mis ingresos. Poco a poco todo vendrá.


4

Actualmente no me planteo salir fuera, ya que estoy terminando el máster y tengo la idea de seguir formándome cuando lo finalice. No obstante, si al terminar mi formación he de irme para evolucionar en mi trabajo, sin duda lo haría. Francia o Alemania son países en los que la Odontología está muy bien valorada, por lo que creo que quizás serían unos buenos destinos.


5

Ampliar la cartera de clínicas en las que trabajar pero, sobre todo, encontrar clínicas en las que pueda seguir evolucionando, continuar aprendiendo y, si puedo trabajar como especialista, muchísimo mejor.

Doctor Albert González Barnadas

Universitat Internacional de Catalunya.
 

 

1

Estoy muy satisfecho con la formación recibida durante el grado en la Universitat Internacional de Catalunya (UIC). He tenido la suerte de pertenecer a la primera generación que ha realizado tres años completos de clínica, lo que considero que ha sido y es una gran ventaja para todos los estudiantes de grado respecto a los de la licenciatura. Hay pocas cosas que modificaría en cuanto al plan docente. Quizás añadiría algo más de farmacología aplicada a la Odontología durante los últimos años de carrera, pero en general estoy más que satisfecho con mi formación. La UIC ha potenciado mucho el aprendizaje basado en la evidencia más actual, y eso es algo que a día de hoy agradezco muchísimo. También me ha dado la oportunidad de estar en contacto con las tecnologías más avanzadas en el sector, especialmente en el ámbito de la tecnología CAD-CAM.


2

Actualmente, estoy realizando el Máster de Cirugía Bucal e Implantología Bucofacial de la Universitat de Barcelona. Poco después de iniciar la carrera me sentí atraído por esta especialidad, y poco a poco descubrí que verdaderamente me apasionaba.
Decidí que quería especializarme en este campo realizando un máster a tiempo completo, de tres años de duración y 180 créditos ECTS. Concretamente, aposté por el master de la UB por muchas razones: su alto nivel de exigencia, su impecable trayectoria a lo largo de los años y la importancia que le dan a la investigación; éstos fueron los principales motivos que me llevaron a elegir este programa por encima de los demás.


3

En estos momentos no trabajo, dado que el máster que estoy cursando es a tiempo completo.

4

Mi prioridad actualmente sería quedarme a trabajar en España, y a poder ser en mi ciudad, Barcelona, tanto por motivos personales como profesionales. Creo que el nivel de la Odontología en nuestro país es altísimo y, pese a las dificultades actuales, quedarme aquí me permitiría ejercer mi profesión de la forma que realmente me gusta.
En caso de necesidad, si tuviera que emigrar mis opciones serían Suiza, Holanda, Francia o Reino Unido. Pero tan sólo lo consideraría en caso de no encontrar un trabajo en España que se ajustara a mis expectativas.

5

Mis perspectivas laborales comprenden, en primer lugar, ejercer como cirujano-implantólogo en exclusiva en varios centros en los que se me permitiera trabajar con cierta libertad. El no verte sometido a muchas presiones en cuanto a tiempo, materiales o facturación es algo que valoro mucho en una clínica dental, y facilita poder realizar tratamientos de excelencia, planificando y documentando los casos. Si fuera posible, me encantaría poder combinar la vertiente asistencial con otras áreas de carácter investigador y docente. Me apasionan tanto la investigación como la docencia, y me gustaría poder realizar un doctorado al finalizar el máster.

Doctora María del Rocío Mang de la Rosa

Universidad de Granada.


1

En líneas generales, sí estoy satisfecha. Al salir de la facultad no me veía capacitada para dar el salto al mercado laboral, ni mucho menos para tratar pacientes. Pero, una vez que he empezado a trabajar, me he ido dando cuenta de que los conocimientos están ahí. Sólo hace falta perder el miedo e ir poco a poco adquiriendo experiencia y práctica.
Obviamente, sería importante reforzar las horas de prácticas durante la carrera, pero el número de pacientes disponibles, sobre todo para determinados tratamientos (prótesis fijas, coronas unitarias, etcétera) suele ser limitado.


2

No curso ningún posgrado de momento, aunque sí lo tengo contemplado.


3

Creo que nunca es sencillo encontrar trabajo, sobre todo debido a la falta de experiencia, que limita mucho los empleos a los que puedes acceder. También es difícil hacer frente a la burocracia necesaria para poder empezar a trabajar, sobre todo si, como en mi caso, decides iniciar tu andadura en otro país (Alemania), donde desconoces en gran medida cómo funciona el sistema sanitario.
Aun así, por suerte, en mi caso fue relativamente fácil encontrar un trabajo que cubre no sólo mis expectativas económicas, sino que también me permite aprender mucho y trabajar con un amplio número de pacientes. Tengo la suerte de ejercer en Ingolstadt, una pequeña ciudad de Baviera, en el sur de Alemania, rodeada de un buen equipo médico y asistencial, que siempre está dispuesto a echarme una mano en los casos complejos o cuando tengo dudas en el diagnóstico de los pacientes.
También contamos con una amplia variedad de materiales y medios técnicos para los tratamientos. Mis dos compañeros, y jefes, se preocupan de adaptar los tratamientos a las necesidades de cada uno de nuestros pacientes.


4

La emigración fue lo primero que me planteé al terminar la carrera. Obviamente, era una decisión dura, sobre todo si te vas sólo con un billete de ida y sin saber cuándo volverás de nuevo a casa, pero a día de hoy sigo pensando que tomé la decisión correcta para mí.
Me apasionan los idiomas, y llegados a un determinado punto, si no te vas a otro país es imposible seguir aprendiendo o perfeccionando un cierto idioma. Ese aspecto y la actual situación laboral y económica de nuestro país fueron los dos principales motivos que me impulsaron a emigrar a Alemania.
Por suerte, en mi caso ya tenía un buen nivel del idioma antes de emigrar. Había pasado en Alemania largas temporadas en varias ocasiones, lo que me facilitó en gran medida la adaptación a mi nueva situación y evitó que me llevara desilusiones.
Al trabajar en el ámbito de la salud y tener que tratar con pacientes o protésicos resulta imprescindible dominar bien el idioma si quieres encontrar trabajo, o simplemente para poder comunicarte sin sentirte agobiado.
También he de decir que convalidar el título conlleva un sinfín de papeles (y dinero). Es un trámite que puede tardar varios meses si no controlas al milímetro cada detalle: papel, sello y firma.
Pero una vez solventado esto, las condiciones laborales suelen ser buenas. Alemania cuenta con un sistema sanitario que cubre un gran porcentaje de los tratamientos –la gran mayoría de las obturaciones y endodoncias, extracciones, tratamientos periodontales y odontopediátricos– y que en otros casos funciona mediante copago –es el caso de las rehabilitaciones protésicas, salvo los implantes, que son totalmente privados–.


5

De momento permaneceré por una temporada en Alemania. Con suerte, espero poder tener la oportunidad de empezar en un futuro no muy lejano una formación en ortodoncia y ortopedia maxilofacial. Esa rama de la Odontología es la que me llamó la atención desde el principio y la que me hizo decidirme por esta profesión. Espero tener la oportunidad de dedicarme a ella en el futuro.
Tampoco me importaría probar suerte en otro país en el futuro, quizás en alguno de habla inglesa, pero a largo plazo me gustaría verme de vuelta en España.

Doctora Alba Forteza López

Universidad San Pablo CEU, Madrid.

1

La verdad es que sí estoy contenta con mi formación. De hecho, antes de graduarme pensaba que durante mis primeros años de ejercicio tendría más dudas, y esa idea me aterraba. Sin embargo, me he sentido bastante segura. Cuando sales de la carrera, lo que te falta es soltura y mano clínica, algo que vas cogiendo conforme echas horas y horas en el gabinete trabajando y en contacto con los pacientes. Pero esos temores son una apreciación común a cualquier profesión en la que te inicias.
Considero que salimos bien preparados y probablemente no modificaría nada. Aunque muchas de las condiciones laborales que se ofrecen en el sector en los primeros años te hacen reflexionar sobre si has sobrevalorado tu formación o si es el resto quien tiende a infravalorarla.


2

Compagino el trabajo con formación continuada, dentro del tiempo libre que me queda. Acabo de terminar un curso de Odontología Estética de tipo modular que dirige el doctor Carlos Oteo en la Universidad Complutense de Madrid, y éste ha cumplido con mis expectativas. Entre otros motivos, elegí este curso por el horario, el programa académico que ofrecía, el prestigio de los profesores que lo impartían y la universidad.
En este tipo de cursos siempre aprendes algo y te ayudan a mantenerte actualizado. No absorben excesivo tiempo y están pensados para poder combinarlos con trabajo. Desde el punto de vista curricular no están tan valorados ni son tan especializados como un máster, pero en el ámbito clínico te ayudan a proponer con más seguridad muchos tratamientos con los que antes no te veías con tanta confianza.


3

No me resultó difícil tener un empleo. Considero que la oferta de trabajo en Odontología sigue en movimiento, aunque ahora mismo no pase por uno de sus mejores momentos.
En el plano económico estoy conforme. Puedo ahorrar para continuar estudiando, que ahora mismo es lo que más me interesa. En cuanto a las expectativas clínicas, me considero algo inconformista, por lo que creo que siempre pueden mejorarse. En ese sentido, no queda otra alternativa que seguir estudiando. Una formación continuada te permite no sólo mejorar tus expectativas personales, sino que, en el plano profesional, te permite ofrecer un amplio rango de posibilidades clínicas.


4

En un principio no tengo planeado irme, aunque sí lo pensé como alternativa en caso de no encontrar nada en Madrid. Si me ofreciesen algo que realmente me motivase no lo dudaría en absoluto, ya sea en otra comunidad o en el extranjero.
No tengo una preferencia concreta por ningún lugar, aunque por comodidad y cercanía probablemente elegiría un país europeo.


5

Mi intención es continuar algunos años como generalista e ir compaginando esta dedicación con formación continuada. Así, poco a poco, iré especializándome, en mi caso, en el campo de la periodoncia y los implantes. Creo que al principio es importante empezar por la base y, una vez controlada ésta, ir moviéndote hacia el campo que más te guste.
Ser generalista te aporta mucho al principio, ya que te permite tener una visión global del paciente y cambias el concepto de la parcialidad a la que estás más habituado en la carrera.

Doctora Jade Martínez Primoy

Universidad de Santiago de Compostela.
 

1

Durante la carrera siempre tenía la sensación de que tenía­mos mucha formación práctica, puesto que la mayoría de los créditos de las materias eran prácticos, pero conforme avanzaban los cursos me daba cuenta de que el periodo de formación acababa y no me sentía con la habilidad clínica necesaria para enfrentarme al entorno laboral. Cuando salí al mundo real y me tocó poner en práctica lo aprendido, me di cuenta de que no tenía la formación práctica necesaria para abordar los problemas cotidianos del ejercicio clínico. Por lo tanto, estoy satisfecha con la formación teórica adquirida –lo cual también aprecié al acabar la carrera–; sin embargo, creo que debería hacerse hincapié en la formación práctica. En mi opinión, hay horas suficientes dedicadas a las prácticas, pero no están del todo aprovechadas.


2

Este curso pasado he realizado dos formaciones de posgrado: el Máster Oficial en Ciencias Odontológicas, el cual abre las puertas a la realización del doctorado; y el Curso de Experto en Periodoncia. Este último lo elegí porque la periodoncia me parece una disciplina muy relacionada con la mayoría de las especialidades odontológicas, no así otras de ellas. Aunque no te vayas a dedicar exclusivamente a la periodoncia, tener unas nociones generales te permite obtener mejores resultados a la hora de realizar tratamientos de otras disciplinas, ya sea restauradora, prótesis o cualquier otra. En todas tiene relevancia el manejo de los tejidos periodontales y por eso me pareció un buen comienzo ahondar un poco en ella. Aun así, mi intención es seguir actualizándome en todos los campos por medio de cursos que no sean a tiempo completo, para así poder compaginarlos con la actividad laboral.


3

Cuando empecé a buscar trabajo y entregar el currículum pasaron sólo un par de semanas hasta recibir la llamada de una clínica, a la que luego siguieron varias ofertas más. En la clínica en la que trabajo actualmente estoy encantada con la labor que desempeño, puesto que me han puesto todas las facilidades para avanzar a mi ritmo, en función de mi experiencia, e ir abarcando paulatinamente más campos. Al estar de odontóloga generalista, tengo la oportunidad de no estancarme en ninguna especialidad. Además, estoy rodeada de buenos profesionales a los que puedo acudir y que me brindan su ayuda sin reparos. Se me han dado todas las facilidades para seguir formándome.
Económicamente también estoy contenta, aunque siempre hay que aspirar a ir subiendo peldaños en todos los aspectos de la vida.


4

En mis planes entra todo lo que sea bueno para progresar en mi carrera y en mi vida. Si en un momento dado tuviese que irme a la otra punta del mundo, me iría sin miramientos. También está claro (y es el caso) que teniendo una buena perspectiva de futuro cerca de mi entorno, no me movería a cualquier otro sitio por capricho.


5

En un principio quiero formarme al máximo y ser lo mejor posible en la práctica diaria, abarcando todos los campos de la odontología. Asimismo, deseo que donde esté tenga un reconocimiento acorde a mi capacidad y rendimiento.

Doctora Noa Garrido Oitaven

Universidad Rey Juan Carlos, Madrid.
 

 

1

La verdad es que sí estoy satisfecha. Aunque creo que siempre hay cosas que se pueden cambiar y mejorar. En mi universidad (URJC), la mía fue la primera promoción del nuevo plan de estudios y sí que es cierto que los alumnos hemos notado que faltaban cosas por aclarar y que los profesores también se iban adaptando sobre la marcha. Todos estábamos un poco perdidos.
En cuanto a la formación, creo que la respuesta de muchos de nosotros es común: necesitamos más prácticas. Cuando te pones a trabajar y de verdad te quedas solo con el paciente, te das cuenta de que te queda mucho por aprender y que a veces dudas hasta en las cosas más sencillas.


2

De momento no me he decantado por ningún posgrado, aunque no es algo que descarte completamente.


3

Sí fue sencillo encontrar empleo. Por suerte, trabajo en la clínica a la que acudía desde niña.
Las expectativas clínicas las cubre ampliamente. Es una clínica grande en Vilagarcía de Arousa y, por suerte, al doctor Alejandro Rodríguez Daponte le gusta estar actualizado, tanto en el campo clínico como en la equipación que podamos necesitar para nuestra práctica diaria. En cuanto a lo económico, no me puedo quejar. Está claro que como en toda profesión empiezas desde abajo y soy muy consciente de que, aunque ya llevo un año trabajando, me quedan muchas cosas por aprender, así que poco a poco.


4

En principio, no está en mis planes salir fuera. Me siento cómoda en mi trabajo y estoy contenta, pero sí es cierto que si algún día me tuviese que ir no me importaría. Me adapto bastante bien a sitios nuevos y me encanta viajar. Creo que, si se diese el caso, me iría a cualquier país en el que encontrase trabajo. No tengo preferencia por ninguno en especial.


5

Ahora mismo quiero seguir trabajando, pero no descarto hacer algún posgrado. Considero que no están al alcance de todo el mundo, puesto que el coste que tienen es elevado y no todos podemos costeárnoslos. Por otra parte, tampoco tengo claro cuál haría en este momento, ya que es complicado compaginar el horario de la clínica con estudiar algún tipo de curso superior. Tendría que valorarlo.

Doctora Beatriz Pardal Peláez

Universidad de Salamanca.
 

 

1

La carrera de Odontología ofrece los conocimientos básicos para lo que es en realidad la profesión de odontólogo y, por ello, es necesaria la especialización y la formación de posgrado.
Yo estudié en la Universidad de Salamanca y, en mi opinión, la formación es la adecuada a los medios disponibles. Los primeros dos años de carrera los imparten profesores de la Facultad de Medicina y los tres siguientes los profesores de la Clínica Odontológica.
Los profesores son magníficos profesionales que me han inculcado una formación teórica excelente y unos conceptos prácticos y éticos fundamentales. El concepto de que sin saber la teoría no se puede realizar la práctica es real y creo que he adquirido una buena formación para llevar a la práctica todos esos conocimientos sin dificultades.
Como a cualquier alumno con vocación, me habría gustado tener más horas de prácticas clínicas, ya que esta profesión se basa fundamentalmente en el ejercicio práctico y el trato al paciente.


2

Durante este último año he realizado el curso de Metodología de Investigación en Ciencias Odontológicas en la Universidad de Salamanca, que me ha servido como introducción metodológica necesaria para realizar mi tesis doctoral. Al mismo tiempo, he realizado el estudio in vitro y el análisis estadístico de la tesis doctoral, que me han llevado todo el curso pasado. He compaginado este trabajo teórico con el ejercicio de la profesión durante cortos periodos de tiempo en diferentes clínicas dentales.
En la actualidad, continúo con la redacción de la tesis y el análisis de los resultados, con intención de leerla en diciembre de este año, pero no tengo prisa.
En mayo también realicé el examen de acceso al Máster de Cirugía Bucal e Implantología de la Universidad Complutense de Madrid. Posteriormente, pasé a la entrevista personal y finalmente fui seleccionada para realizarlo. He iniciado el curso en septiembre de este año.
El motivo por el que decidí realizar la tesis doctoral y después el máster es porque considero que para llegar a un buen nivel profesional son imprescindibles tanto la formación teórica como la práctica.
La necesidad de profesionales cualificados para impartir docencia en las universidades es evidente. Hoy en día en España, donde la ratio de nuevos graduados en Odontología por habitante supera las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud, es imprescindible la formación adicional, la obtención de conocimientos y distinciones para acceder a puestos de trabajo con las mejores garantías de calidad, de ética y de profesionalidad para los pacientes.


3

Este curso pasado me he dedicado casi en exclusiva a la realización de mi tesis doctoral, dirigida por el profesor Javier Montero Martín en el programa de doctorado en Cirugía y Odontoestomatología.
Debido a las exigencias del estudio de mi tesis doctoral, no me he centrado en buscar trabajo y me habría sido imposible trasladarme a cualquier otro lugar de España o a otro país. Por este motivo, he trabajado en diferentes clínicas en mi entorno por periodos cortos de tiempo y, salvo en una de ellas, el trabajo de ninguna manera ha cumplido mis expectativas económicas y clínicas.
En muchas clínicas se exige al profesional estar dado de alta en la Seguridad Social como autónomo, incluso para trabajar uno o dos días a la semana, y cobrando un 30 por ciento del trabajo realizado, lo que es económicamente inviable si no tienes detrás a alguien que se haga cargo de tus gastos del colegio de dentistas, el seguro de responsabilidad civil y la cuota de autónomo.


4

En un principio sí que pensé en la posibilidad de ir a trabajar a Reino Unido durante el primer año tras acabar la carrera, pero posteriormente decidí que lo más adecuado era la realización del doctorado en primer lugar, especializarme y realizar cursos de formación tanto en Europa como en Estados Unidos, ya que, con una formación excelente, las posibilidades de encontrar trabajo, tanto en España como en cualquier otro lugar del mundo, aumentan enormemente.
Me gustaría, sin duda, completar mi formación en alguna universidad norteamericana, pero siempre acabar trabajando en mi país que es el que me ha dado la posibilidad de formación dentro de mi profesión a todos los niveles.


5

Lo primero que quiero hacer es acabar la tesis y después compaginar la realización del Máster de Cirugía Bucal e Implantología con algún trabajo a tiempo parcial, para continuar formándome en la parte práctica de esta profesión.

Doctora Sandra Rodríguez Martínez

Universidad de Valencia.
 

 

1

La formación que he recibido me permite ejercer mi profesión con cierta seguridad, si bien es verdad que se deberían replantear las prácticas clínicas, ya que algunos de nosotros no hemos tenido la posibilidad de realizar algunos procedimientos básicos en la odontología durante la carrera, como endodoncias, tallados o colocación de postes. Está claro que el aprendizaje sigue tras acabar la carrera, pero creo que son competencias que cualquier odontólogo general debe tener.
Por otra parte, al menos en mi opinión, se echa en falta una mejor formación en el campo de la medicina ya que, aunque la carrera de Odontología se ha separado de la de Medicina, ambas comparten el hecho de ser profesiones sanitarias que tratan con pacientes, por lo que sería interesante una mayor comprensión por parte del odontólogo del estado de salud/enfermedad de los pacientes.


2

La formación de posgrado la descarté, ya que los másteres de especialidades odontológicas son títulos propios de la Universidad de Valencia y tienen precios prohibitivos, además de pedir en muchos de ellos uno o dos años de experiencia, difíciles de conseguir recién graduado.
Me ofrecieron una beca para realizar el único máster oficial, sin embargo la rechacé ya que como he dicho antes mi objetivo es finalizar los últimos tres cursos de la carrera de Medicina, ya que ahora mismo tener un máster no mejora sustancialmente las posibilidades de encontrar un buen empleo.


3

Actualmente no trabajo de odontóloga. Acabé la carrera en julio de 2014 y al mes siguiente comencé a enviar currículos. A día de hoy únicamente he recibido dos llamadas de ofertas que se alejaban mucho de ser un trabajo con el que poder salir adelante, con más pérdidas que beneficios, así que las descarté.
Tengo que decir que, por desgracia, esta es la situación de muchos de mis compañeros, resultado de la sobrecarga de odontólogos en el mercado. Espero que algún día, aunque ya sea tarde, se tomen medidas de verdad para mejorar y dignificar la profesión.


4

Estuve buscando trabajo fuera de la comunidad valenciana; en Teruel, Soria y Murcia. Sin embargo, no recibí ninguna respuesta. Actualmente, debido a circunstancias personales, no contemplo la posibilidad de irme a trabajar a otro país, aunque si estuviera en otra situación es lo que haría, pues sé que las condiciones de trabajo son infinitamente mejores fuera de España.


5

Las expectativas laborales que tengo ya eran muy malas cuando estudiaba el grado de Odontología, así que estando en cuarto curso decidí comenzar la carrera de Medicina. No fue fácil compaginarlas, pero tengo que decir que ahora que he terminado la carrera de Odontología no puedo estar más satisfecha con la decisión que tomé.
Dadas las pésimas condiciones laborales en Odontología, a día de hoy mi objetivo es terminar la carrera de medicina y hacer el MIR. No descarto ejercer la Odontología; sin embargo, es muy difícil (casi imposible) encontrar un empleo de odontólogo digno y compatible con mis estudios actuales, por lo que ahora no es mi prioridad.

Si quieres compartir...   

Para escribir un comentario debes ser usuario registrado. Inicia Sesión con tu usuario y contraseña o Regístrate.