• "La plétora profesional está minando la calidad de las condiciones laborales de los nuevos dentistas"

Adrián Cámara Narejos

  • Futuro presidente de la ANEO
  • 12 de Jul, 2016

Futuro presidente de la ANEO

¿Qué motivación tiene para presentarse al puesto de presidente de la ANEO?
Para mí fue una sorpresa que la actual junta de gobierno pensara en mí como posible candidato para optar a la presidencia del próximo curso 2016-2017. Al principio no sabía muy bien dónde me metía, a pesar de haber podido trabajar este último año desde dentro de la ejecutiva ejerciendo como secretario de la Federación. El puesto de presidente es un cargo de mucha responsabilidad, lo que hace que me sienta, aún si cabe, más comprometido. Desde el primer día me puse a trabajar para confeccionar una junta ejecutiva lo más equilibrada posible, para que los miembros de todas las universidades con representación pudieran estar presentes.
Nuestro motivo para creer en este proyecto no es otro que la lucha por la integridad y la unificación de todas las facultades de Odontología en España, para asentar así a la Federación Española de Estudiantes de Odontología (ANEO) como un referente para aquellos estudiantes preocupados por la situación de la Odontología en nuestro país. De este modo, queremos transmitir las inquietudes de todos los estudiantes de nuestra profesión ante las instituciones pertinentes, gracias a nuestras buenas relaciones con el Consejo de Dentistas, las sociedades científicas, los colegios autonómicos, etcétera. Todo ello sin olvidarnos de seguir en la misma línea de expansión y progreso que hemos estado manteniendo estos últimos años, sin imponernos frontera alguna.

¿Qué líneas de acción tiene marcadas para su mandato?
Durante estos últimos años, la ANEO ha llevado a cabo un cambio en su manera de afrontar nuevos retos y ampliar así sus líneas de actuación. En esta última legislatura, presidida por mi amigo y compañero Álvaro Negrillo, ya no sólo nos hemos limitado a asentar la acción de la asociación en el entorno nacional, sino también en ámbitos europeos e internacionales. Recientemente, hemos recuperado nuestra posición en la International Association of Dentistry Students (IADS); asimismo hemos pasado de tener un papel secundario y casi inapreciable dentro de la European Dentistry Students Association (EDSA) a ser la sede organizadora de su próxima reunión semestral. Aprovecho para recordar que este encuentro se celebrará en Barcelona del 21 al 27 de agosto, congregando en la ciudad condal a más 300 estudiantes de Odontología provenientes de diversos puntos del viejo continente.
No sólo queremos mantener nuestra posición internacional, sino que también queremos colocar el grado de Odontología en el lugar que se merece en los órganos de representación intersectoriales dentro del panorama nacional. En este sentido, deseamos estrechar las relaciones entre los graduados de todas las ramas de la educación para luchar de manera conjunta por una educación de calidad.

La ANEO agrupa a muchas facultades públicas, pero quedan pendientes las privadas. ¿Cómo debe trabajar la organización para su integración?
No deja de ser una realidad la disparidad que surge en incontables ocasiones entre los estudiantes de las universidades privadas y de las públicas. Pero desde la Federación Española de Estudiantes de Odontología somos conscientes de la única realidad vigente: todos somos estudiantes de Odontología, todos buscamos una educación de calidad, todos deseamos unas prácticas acordes a nuestras necesidades y todos queremos un profesorado que se preocupe por nosotros, que se muestre participativo y que sea, en definitiva, un apoyo más en lugar de un muro que tener que superar para avanzar de curso. Es por estas razones, y por el inmenso número de facultades privadas de Odontología que abarca nuestro territorio, por lo que la asociación está trabajando cada vez más por la integración de las universidades. Actualmente ya contamos con miembros de la Universidad Europea Miguel de Cervantes y con el interés de muchas otras facultades en informarse acerca de la representación estudiantil. Somos conscientes de que, en muchas ocasiones, es la propia Universidad la que limita el derecho de asociacionismo de los estudiantes, por ello instamos a los estudiantes a que pregunten, a que no tengan miedo ni vergüenza de ponerse en contacto con nosotros e informarse de cómo formar una asociación o unirse a la ANEO.

¿Cómo definiría la situación actual de la formación en las diferentes facultades de Odontología españolas?
Actualmente, y después de haber tenido el placer de poder comparar nuestra situación con la de otros compañeros europeos, podemos asegurar que la formación odontológica en España es envidiada por muchos países de la Unión Europea, así como del resto del mundo. Miles de estudiantes extranjeros luchan año tras año por poder obtener una plaza para estudiar en nuestro país, ya sea para acceder al grado o a los diferentes estudios de posgrado que ofrecen nuestras universidades. Además de todo esto, España se ha postulado como un país referente en temas de investigación, lo cual no hace más que avivar las ganas de muchos estudiantes por formarse en nuestras facultades y centros de estudios.
Es cierto que, como en todos los ámbitos, nada es perfecto. La situación actual de la Odontología en España no es la que muchos quisiéramos. La plétora profesional, así como el número incontrolado de facultades privadas que cada año inundan más y más nuestro país, no hace más que limitar la calidad de nuestra educación. Es por ello que desde la ANEO no descansamos en busca de las condiciones y los derechos que implican una Odontología y una educación de calidad.

¿Qué opinión le merece que haya importantes diferencias entre los planes de estudio de unos centros y otros?
Lamentablemente, es una realidad la gran disparidad que surge entre las diferentes universidades. Es un hecho que normalmente repercute a los estudiantes a la hora de hacer un programa de movilidad o intercambio. Los compañeros se encuentran ante la sorpresa de no poder compaginar sus cursos por la falta de concordancia entre los diferentes planes de estudios.
En mi opinión, es una pena que esto siga ocurriendo después de la implantación de un sistema que pretendía unificar la educación universitaria en el marco europeo, como es el Plan Bolonia. Me parece una lástima que muchos compañeros no puedan ejercer su derecho a participar en programas de intercambios nacionales y europeos por tener que pagar el precio de alargar su formación, debido a la falta de coordinación de los planes de estudios entre diferentes universidades, ya sean europeas o nacionales.

Una vez que ya han salido las primeras promociones del grado de Odontología, ¿qué balance pueden hacer los estudiantes?
En líneas generales, pienso que el balance es positivo. Creo que en España tenemos la suerte de poder disfrutar de una educación referente en el ámbito internacional, aunque es cierto que siempre hay pequeños aspectos que se pueden mejorar o incorporar. Desde mi punto de vista, y con la experiencia en mis cuatro años como estudiante de Odontología, nuestra profesión es algo que se aprende con la práctica. Está claro que sin un buen soporte teórico no somos nada, pero la necesidad de trabajar únicamente con nuestra manos nos obliga a estar a la última en todas las técnicas y tecnologías que salen al mercado. Es cierto también que la Odontología no es algo que se limite tan sólo a la cavidad oral, puesto que cada vez son más las evidencias de las interacciones y las repercusiones de la boca con el resto del organismo. Es por ello por lo que, en algunas ocasiones, echo en falta un enfoque mucho más multidisciplinar a la hora de abordar una patología. La boca es nuestro campo de trabajo, pero también se puede abordar una patología oral desde un enfoque mucho más nutricional, médico o logopeda.

Su nombramiento se producirá en agosto durante el Congreso de la ANEO que coincide con el de la EDSA. ¿Qué aspectos del exterior debería importar la formación española y qué otros podría exportar?
Como ya nos hemos encargado de transmitir desde la Federación Nacional de Estudiantes de Odontología (ANEO) a todos los estudiantes y profesionales del sector, creemos que la implantación del numerus clausus como sistema de control sobre la elevadísima plétora profesional que asola nuestro país podría ser uno de los aspectos que mejoraría mucho más la calidad de nuestra educación. Asimismo, defendemos el reconocimiento de las especialidades, equiparando así nuestra formación posgraduada con la de muchos de nuestros compañeros europeos.
Además de esto, pienso que la nuestra es una profesión de constante renovación; tanto una bibliografía actualizada como una tecnología acorde a la evolución de nuestro campo son más que necesarias para estar al día. Es algo indispensable ya no sólo a la hora de ejercer sino de aprender.
Según lo descrito por algunos colegas europeos, nuestra característica a exportar sería la cantidad de carga práctica que nuestras facultades nos proporcionan y que está por encima de otras muchas europeas. La confianza que depositan en nosotros nuestros profesores desde los cursos iniciales nos hacen quitarnos ese miedo a trabajar de cara al paciente y poder romper así las pretensiones iniciales a la hora de afrontar los tratamientos.

Como ya ha comentado, la ANEO se ha postulado a favor de la aprobación de las especialidades. ¿Cree que con ellas se mejorarán las salidas laborales o habrá un mejor acceso a la formación de posgrado? ¿Espera que sean una realidad durante su mandato?
La ANEO se ha mostrado siempre a favor de la implantación de las especialidades. No sabemos si con ellas se podrán mejorar las salidas laborales para los recién graduados, pero lo que sí sabemos es que con ellas se pretende unificar la educación posgraduada, equiparándola así a la de la mayoría de los países europeos, dando la oportunidad a nuestros especialistas de poder ejercer como tal en todos aquellos países que tengan reconocida su especialidad.
A todos los miembros de la asociación nos gustaría que fuera una realidad durante la próxima legislatura, pero sabemos que es una situación difícil y que la incertidumbre política que asola nuestro país nos hace mantener nuestro sueño todavía más alejado de la realidad. Pero está claro que nosotros no cesaremos de trabajar por lo que consideramos un paso hacia adelante de cara a mejorar la calidad de nuestra educación.

Usted reside en Valencia, una de las regiones con más facultades de Odontología. ¿Hasta qué punto está afectando la plétora profesional a las condiciones laborales de los nuevos dentistas?
En mi opinión, la plétora profesional está minando la calidad de las condiciones laborales de los nuevos dentistas. El elevado número de profesionales que año tras año copan las listas de recién graduados nos sitúa a los ojos de las grandes empresas como mano de obra barata, y estas entidades se están haciendo con el control de muchas clínicas y policlínicas. Esta situación nos convierte en muchas ocasiones en empleados a los que poder exigir, mandar y requerir unas condiciones laborales que en otras circunstancias no serían ni imaginables. La cruda realidad es que el elevado número de profesionales en paro obliga muchas veces a nuestros compañeros a tener que aceptar este tipo de condiciones, ya que si no son ellos los que aceptan estos requisitos otro compañero será el que obtenga el puesto. En muchas ocasiones estamos entre la espada y la pared.
En definitiva, la plétora profesional es un problema que ya no nos mira tan de lejos, sino que es una realidad. Año tras año vemos que muchos compañeros se ven obligados a tener que renunciar a vivir en España por no encontrar unas condiciones laborales acordes a nuestra educación. En mi opinión, es un hecho entristecedor, ya no sólo por el elevado precio que supone formar a un estudiante de Odontología para el estado, sino por la situación en la que se encuentran muchos compañeros a la hora de decidir si aceptar unas condiciones laborales inapropiadas o verse obligados a emigrar al extranjero en busca de oportunidades.

¿Se plantea usted, o algunos de sus compañeros, la opción de emigrar una vez termine sus estudios?
Sí. Sinceramente, es una realidad más que presente. La situación actual en nuestro país hace que el futuro para aquellos que todavía estamos acabando el grado sea algo más que una incógnita. Todos queremos unas condiciones laborales dignas, acordes con nuestra formación como profesionales de la salud y, lamentablemente, sabemos que no todos vamos a poder encontrarlas. Si a todo esto le sumamos el incesante interés de otros países europeos por contratar recién graduados provenientes de España, esta opción se convierte en algo más que una posible alternativa en el futuro.

Si quieres compartir...   

Para escribir un comentario debes ser usuario registrado. Inicia Sesión con tu usuario y contraseña o Regístrate.